Me acepto y me abrazo, y vuelvo a parirme. Entrego a la tierra lo aprendido: los dolores, la risa, el llanto, el amor. Entrego todo lo que he vivido, porque sólo así podré nacer de nuevo.

El parto libre y respetado se nos muestra como una oportunidad de encontrarnos nosotras mismas, un portal de autoconocimiento y sanación, una experiencia que lejos de ser traumática aunque si dolorosa, nos abre  las puertas a fuerzas ocultas y poderosas de nuestra condición de ser mujer. El parto libre es consciente, y aunque sigue los protocolos del parto humanizado, vas más allá, y le da a la mujer la oportunidad de vivir la experiencia profundamente a nivel existencial. La mujer, entonces, es consciente de lo que escoge y para que lo escoge: es consciente de lo que está viviendo y para que lo está viviendo. La mujer abraza el proceso de gestación, parto y posparto como una medicina de crecimiento espiritual, emocional, energético y físico.

Perfil: http://sabiduriafemina.com/nadia-carolina-gonzalez-martinez/service/31